UNA TEORÍA DINÁMICA DEL AMOR (Enfoque Psicoanalitico)

Posted On noviembre 30, 2008

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

Para esta propuesta de una terapia dinámica, el punto de vista de Erich Fromm es uno de los mas prolíficos en este sentido, por lo cual es un autor significativo y de referencia ya que define en su libro “el arte de amar” 5 tipos de amor, los cuales los diferenciamos por el objeto de deseo, los “amores” a los que les da la mayor preponderancia son: 1- Amor Fraternal; 2- Amor Materno; 3- Amor Erótico; 4-Amor a si Mismo; 5- Amor a Dios.

Fromm menciona lo siguiente en su libro:

El Amor no es esencialmente una relación con una persona especifica; es una actitud, una orientación del carácter que determina el tipo de relación de una persona con el mundo como totalidad, no como un –objeto- amoroso. Sin embargo la mayoría de la gente supone que el amor esta constituido por el objeto, no por la facultad”


imagen102

Amor Fraterno: Es la clase mas fundamental del amor, hace referencia al respeto por la vida del otro, el cuidado y la responsabilidad individual que tenemos con la otra persona en función de promover la vida. Se toma como referencia las palabras expresas en la biblia cuando habla del “amor al prójimo como a ti mismo”.

El amor fraternal es el amor a todos los seres humanos y su característica principal es la falta de exclusividad, este amor basa su característica principal en que el amor es una experiencia en donde todos somos uno. Es un amor en donde la sociedad occidental deja su mayor tesoro.

Este tipo de amor deja de un lado las diferencias superficiales de talento, conocimiento, inteligencia o estatus ya que se experimenta el sentido de la humanidad como ente biológico igualitario. Sin embargo la forma de amar a un desvalido, pobre o desconocido siendo estas diferencias superficiales, puede ser considerado como un amor fraternal.

imagen112

Amor Materno: este amor hacer referencia a la incondicionalidad, una madre ama incondicionalmente a un hijo ya que este es parte de ella, mas allá del simple hecho del deber cubrir sus necesidades.

El amor materno tiene para Fromm dos aspectos a los cuales no dejaremos de tomar en cuanta los cuales son; en un primer aspecto, el cuidado y la responsabilidad de la conservación dela vida absolutamente necesarios para un desarrollo absoluto, el otro aspecto esta más del lado de la actitud que se inculca en el niño de amor por la vida, el hecho de que es bueno vivir.

En contrate con el amor fraternal y erótico que se dan entre iguales el amor maternal es la relación madre e hijo, por su misma naturaleza es un amor que esta en desigualdad el cual uno necesita toda a la ayuda del otro; y es precisamente ese carácter altruista y generoso lo que referencia a la manera mas elevada de amor en la vida de un ser humano.

imagen12

Amor Erótico: El amor fraternal es el amor entre hermanos; el amor materno es amor por el desvalido; el amor erótico es el amor que anhela una fusión con una única persona.

La connotación de este Amor es que ya no se considera universal, es exclusivo y también es una forma de amor engañosa, ya que se confunde con la experiencia de “Enamorarse”, definido este como un súbito derrumbe de una barrera entre dos personas desconocidas la una de la otra, esta experiencia de repentina intimidad es , por su misma naturaleza de corta duración ya que sucede un cambio radicalmente secuencial, en donde esa persona que en un momento fue desconocida se vuelve íntimamente conocida, esto sucede por el afán del ser humano por descubrir he identificar todo lo que esta dentro de su vida, que vuelve finita una personalidad, si percibiera infinitud de la persona, el enamoramiento duraría periodos mucho mas largos y la experiencia de descubrir a un desconocido seria renovadora. Pero para la mayoría de la gente, su propia persona, tanto como la de otras, resulta rápidamente explorada y agotada y una de los elementos que mas contribuye a este descubrir es el contacto sexual, puesto que experimentan la separatidad de la otra persona fundamentalmente como física, la unión física representa la superación se la separatidad.

Hay además muchas otras formas de superar esta separatidad que es el conversar de las metas, sueños y esperanzas en común y establecerlas frente al mundo. Aun la exhibición de enojo, odio o falta de inhibición se consideran “pruebas a la intimidad”, y esto explica de cierta forma la atracción pervertida de algunos matrimonios.

El amor erótico tiene una premisa, “amar desde la esencia del ser” y “vivenciar a la persona en la esencia de su ser” esto es ya que el amor es un acto de voluntad, de decisión, de dedicar toda nuestra vida a esa persona.

imagen13

Amor a si mismo: este apartado supone que en la medida en que la persona como ser individual se ama es capaz de amar al otro, para Fromm, este punto de vista se remonta a comienzos del pensamiento occidental. Aunque Freud califica a este tipo de amor en términos psiquiátricos como “narcisismo”, es decir, “vuelta del libido a su propio ser”.

El narcisismo representa la primera etapa del desarrollo del humano, y la persona que en la vida adulta regresa a ser narcisista es incapaz de amaren casos extremos es insano; para Freud el amor es una expresión de la libido y esta debe dirigirse hacia los demás.

Según Freud (1955)”es verdad que las personas egoístas son incapaces de amar a los demás, pero tampoco pueden amarse a si mismas”; esta teoría de la naturaleza del egoísmo surge de la experiencia de la “generosidad Neurótica” un síntoma de neurosis que ha sido observado en pocas personas y no se expresa literalmente sino se ve durante una depresión, fatiga; frecuentemente el rasgo caracterológico es que la persona generosa se enorgullece de ello y que no se quiere para nada a si misma.

“si te amas a ti mismo, amas a los demás como a ti mismo. Mientras ames a otra persona menos que a ti mismo no lograras realmente amarte, pero si amas a todos por igual, incluyéndote a ti, los amaras como una sola persona y esa persona es a la vez Dios y el hombre. Así pues es una persona grande y virtuosa la que amándose a si misma, ama igualmente a todos los demás” Eckhart (1941)

imagen14


Amor a Dios: El hombre surge de la naturaleza, de la madre, de una unidad original a la que se aferra por encontrar en ella seguridad. En una primera etapa evolutiva se identificaba con los animales y los árboles; muchas religiones primitivas reflejan esta etapa evolutiva. Posteriormente es capaz de moldear figuras en arcilla, metales, cuando ya no depende tanto de la naturaleza; entonces aparecen los ídolos que adquieren apariencia humana. Parece haber existido una fase matriarcal de la religión anterior a la patriarcal en determinadas culturas. La fase patriarcal marca determinados principios o normas a obedecer, la sociedad patriarcal es jerárquica; pero los aspectos maternos no pueden ser totalmente eliminados, teniendo un claro ejemplo en la Virgen de la religión católica. En muchos casos los dioses han evolucionado de la misma forma que lo hacía la sociedad; el paso de una estructura social centrada en la madre a una centrada en el padre produjo el campo de dios matriarcal a patriarcal. Dios en la religión católica es un ente sin nombre, justo aunque severo en ocasiones, es amor, se compromete, es la fuente de toda existencia. Es la figura del padre al que hay que obedecer, un amor condicionado, que premia ante los buenos actos y se enoja ante la desobediencia.

Fromm examina la diferencia entre la lógica aristotélica y la paradójica, una primera donde lo que ‘es’ no puede ser al mismo tiempo ‘no ser’, y la otra que sí acepta esta premisa. Así, a través de la lógica paradójica podemos concluir que el amor a Dios no es conocer a Dios a través del pensamiento, sino el acto de experimentar la unidad con Dios. Desde este punto de vista lo importante no es el pensamiento, sino el acto. La lógica paradójica llevó al hombre a la tolerancia y la autotransformación, la aristotélica al dogma y la ciencia; en el primer caso podríamos hablar de oriente y en el segundo de occidente. Así, en occidente el amor a Dios es sobre todo una experiencia mental, mientras que en las religiones orientales es una “intensa experiencia afectiva de unidad”.

Existe un importante paralelismo entre el amor a los padres y el amor a Dios. El amor a Dios es inseparable del amor a los padres, su amor al hombre, en una relación determinada por la estructura de la sociedad en que vive; así, si la estructura social es la de sumisión a la autoridad, el concepto de Dios será infantil y alejado de un concepto maduro.

imagen2

La práctica del amor

La práctica del amor es una experiencia personal ante la cual no existen recetas, no obstante, existen ciertos enfoques y premisas que nos pueden ser útiles.
Ya se comentó que el amor es un arte, y todo arte requiere disciplina, concentración, paciencia, una preocupación suprema por el dominio del arte y, por último, ser consciente de que un arte no se aprende sino de una forma indirecta.

El hombre moderno es excesivamente indisciplinado fuera del entorno laboral. La falta de concentración nos impide estar a solas con nosotros mismos. Todo a nuestro alrededor se muestra acelerado, lejos de esa paciencia necesaria para la quietud y el disfrute verdadero, creyendo que algo se pierde cuando no actuamos con rapidez, cuando es justamente lo contrario. Otra condición es la preocupación por el arte que debemos dominar, pasar de ser un mero aficionado a ser un maestro. ¿Por qué había de aprenderse a amar de una forma indirecta? Porque antes de comenzar con el arte mismo, son muchas las cosas que, aunque aparenten no tener relación alguna, son fundamentales.

Cuando se habla de disciplina, se hace referencia a una práctica fruto de nuestra propia voluntad, que se sienta como algo agradable. La concentración es algo más complicado, requiere saber estar sólo con uno mismo, sin hacer nada más que eso, siendo una condición indispensable para la capacidad de amar, pero al mismo tiempo hemos de concentrarnos en todo lo que uno hace. Y esta concentración pasa inevitablemente por saber escuchar, que no es lo mismo que oír. Porque estar concentrado significar vivir plenamente en el presente. Hay que pensar continuamente en uno mismo, analizarse, sensible ante los demás. Es fácil ser sensible ante los procesos corporales, pero ya no lo es tanto para los mentales.

Aquí se señala un factor altamente crítico del sistema educativo, que se fundamenta en la transmisión de cierto tipo de conocimiento en detrimento o ausencia de los rasgos y actitudes humanas.

Hasta aquí se han descrito las condiciones necesarias para la práctica de cualquier arte pero, ¿cuáles son las cualidades con verdadera importancia para la capacidad de amar? En primer lugar superar el propio narcisismo, adquirir una visión lo más objetiva posible del mundo exterior sólo alcanzable utilizando la propia razón en una actitud de humildad. Así, el amor requiere humildad, objetividad y razón. La objetividad y la razón representan la mitad del camino hacia el dominio del arte de amar, pero sin olvidar que no basta con aplicarlo a la persona amada, pues del no aplicarlo al resto del mundo estaríamos abocados al fracaso en ambos sentidos. Hay que tener fe, pero no la fe irracional en una persona o una idea donde hay que someterse a una autoridad también irracional, sino una fe racional en el propio pensamiento y en el juicio, tener fe en otra persona como signo de confianza, “de la esencia de su personalidad, de su amor”. Al mismo tiempo es imprescindible la fe en uno mismo, pues “sólo la persona que tiene fe en sí misma puede ser fiel a los demás”, la fe en el propio amor, la fe en la humanidad. Tener fe necesita del coraje, la capacidad de arriesgarse, llegando incluso a aceptar el dolor y la desilusión. La práctica de la fe y el valor deben ser ingredientes de la vida diaria. ¿Por qué amar es un acto de fe? Porque amar significa comprometerse sin garantías, entregarte a la persona amada con la esperanza de producir amor.

Otra condición necesaria para amar es la actividad, ser activo tanto en el pensamiento como en el sentimiento.

Pero todo lo descrito está inseparablemente unido al dominio social, es decir, como ya se ha dicho antes el amor no sólo ha de residir en las relaciones con la propia familia, los amigos y las relaciones eróticas, sino también para con todos los que están en contacto con nosotros a través de nuestras actividades diarias. Sin embargo, los principios sobre los que se basa la sociedad capitalidad y el principio que ha de regir el amor son incompatibles. Es por ello que para que el amor se convierta en un fenómeno social y no una excepción individualista y marginal, han de producirse importantes y radicales cambios en la estructura social. Fromm no se plantea una respuesta a este cambio social, pues requeriría otro libro, pero sí sugiere un camino a seguir. Hay que pasar de la omnipresencia del interés económico, donde los medios se convierten en fines, donde el hombre es un autómata, a una sociedad donde el hombre ocupe el lugar supremo y la máquina económica esté para servirlo y no para ser servida, donde el amor no esté separado de la propia existencia social. Porque, en definitiva, “el amor es la única respuesta satisfactoria al problema de la existencia humana

imagen29

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s