La pareja como ente social, el compromiso y el amor.

Posted On noviembre 30, 2008

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

Vista desde la sociedad la pareja es una entidad basada en la relación entre dos personas. Como ente social la pareja se comporta como una unidad y es reconocido así por los que la rodean.

imagen15

“Las leyes, los usos y las costumbres marcan y definen una característica básica en la pareja, como el compromiso que une a sus miembros, y le asignan una función social, influyendo decisivamente en la forma y contenido de las relaciones entre sus componentes”.


Hasta hace poco la inmensa mayoría de las parejas estaban constituidas por un par de personas de distinto sexo que en función de distintas razones decidían compartir su cuerpo, apoyarse mutuamente en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en la alegría y en la tristeza hasta que la muerte los separase. La pareja era un matrimonio que tenia como objeto social la creación de la familia y plasmaba sus intenciones legalmente en un contrato matrimonial.

Actualmente ninguna de las dos cosas es necesaria para que en un entorno social considere que dos personas constituyan una pareja, muchas parejas no tienen intención de formar una familia y no plasman su relación por medio de un contrato explicito ya que el concepto de pareja se ha hecho mas amplio.

Actualmente se supone que el objetivo implícito con el que cada miembro se incorpora a la pareja es hacer la vida más feliz y plena al otro y recibir un trato análogo. De acuerdo a esto la pareja comparten una serie de bienes y actividades las principales son:

imagen42


*El cuerpo: es la característica mas especifica de la pareja ya que se distinguen porque comparten cada uno el cuerpo del otro, manteniendo relaciones sexuales dentro de la constitución de la pareja.

imagen34


*Bienes Económicos: existen compromisos económicos de la cual comparten diferentes bienes, ya que principalmente suelen tener una vivienda en común, pero actualmente son muy frecuentes las parejas que tienen casas separadas y se alternan la vida en común que estos llevan.

El Compromiso en la Pareja

Es la decisión de pertenecer a un ente social, es decir, la pareja decide que se continuara luchando de forma eficaz contra los problemas. (Beck, 1988), ya que esto implica el compromiso dentro de la pareja algo mas personal, pero en algunos casos, se mantienen por razones de tipo social, como por ejemplo razones de tipo religiosas, por costumbres y presiones sociales de la familia de la cual sea su origen o contexto.

imagen151


Actualmente la sociedad ha dejado de hacer presión y los medios de comunicación social rebajan los aspectos aversivos de las separaciones. Mantener la decisión formar una pareja hoy no nos condena al sufrimiento cuando se hace insoportable, es posible la ruptura y la presión social para evitarla es cada vez peor.

Un mayor compromiso ayuda principalmente a acomodarse y a soportar las conductas negativas del otro.

AMOR

Para la Real Academia (RAE, 2001) se define así:

a) Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

b) Sentimiento intenso del ser humano que partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y la unión con otro ser.

Desde un punto de vista mas psicológico el enamoramiento es una emoción y como tal es una consecuencia de las circunstancias propias y ajenas a la evaluación que se le hace a ellas, el cual nos lleva o nos produce una gran excitación fisiológica que nos provoca bienestar y nos predispone a no ver, o no disculpar los defectos de la persona amada. (Moya 1997).

imagen5

La Teoría Triangular del Amor.

Posted On noviembre 30, 2008

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

La figura anterior muestra las diferentes formas de amor que se pueden dar en una pareja de acuerdo con la teoría triangular del amor de Sternberg.

La pasión correspondería con el enamoramiento, y como este se dispara de forma rápida y también tiende a atenuarse velozmente. En la teoría el compromiso va creciendo de forma lenta a l par que se toman decisiones de compartir en pareja. El concepto de intimidad es mas complejo en Sternberg, comprende conductas que aquí se han incluido en otros apartados como el apego, la comunicación o la dominancia.

Los conceptos que emplea esta teoría son complejos y no son independientes unos de otros. La pasión suele generar intimidad, el compromiso ayuda a la hora de crear la intimidad, la pasión y la intimidad pueden generar compromiso, etc. Si bien conceptualmente no existe una relación causal entre ellos si están conectados frecuentemente. Quizás sea esta la causa de que la validación empírica de la teoría, aunque existe, esté teniendo ciertas dificultades (Lemieux y Hale, 2000).

Lo interesante es, que cada componente, trabajan dos de ellos, o hasta uno solo, en lo que se define cada tipo de amor.

imagen33

1.- Cariño: O como tambien es llamado “Gustar”, este es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades, en donde se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.

2.- Encaprichamiento: Es lo que comúnmente se siente como “Amor a primera vista”, pero sin intimidad ni compromiso, este amor puede desaparecer en cualquier momento.

3.- Amor Vacío: A veces, un amor más fuerte se deteriora en un amor vacío, donde hay compromiso, pero la pasión y la intimidad han muerto. En las culturas donde existen los matrimonios arreglados, las relaciones suelen comenzar con un amor vacío.

4.- Amor Romántico: Las parejas románticas están unidas emocionalmente (como en el cariño) y físicamente, mediante la pasión.

5.- Amor Compañero: Es frecuentemente encontrado en matrimonios en que la pasión se ha ido, pero hay un gran cariño y compromiso con el otro. Suele suceder con las personas con las que compartes tu vida, pero sin deseo sexual ni físico. Es más fuerte que el cariño, debido al elemento extra que es el compromiso. El amor que se encuentra en la familia es una forma de Amor Sociable, así como en profundos amigos, que pasan mucho tiempo juntos en una relación sin deseo sexual.

6.- Amor Fatuo: Se da en relaciones en que el compromiso es motivado en su mayoría por la pasión, sin la estabilizante influencia de la intimidad.

imagen7

7.- Amor Consumado: Es la forma completa del amor. Representa la relación ideal hacia la que todos quieren ir pero que aparentemente pocos alcanzan. Sin embargo, Sternberg señala que mantener un amor consumado puede ser aún más difícil que llegar a él. Enfatiza la importancia de traducir los componentes del amor en acciones. “Sin expresión”, advierte, “Hasta el amor más grande puede morir”. El amor consumado puede no ser permanente. Por ejemplo, si la pasión se pierde con el tiempo, se puede convertir en un amor compañero.

EL CONFLICTO EN LA PAREJAimagen17

En nuestra sociedad existe la certeza de que la relación de pareja está en crisis.  Existe el sentimiento social de que las relaciones de pareja están evolucionando y que el matrimonio como institución social está en proceso de cambio muy rápido. Factores sociales, como la incorporación masiva de la mujer al mercado laboral o el control de la natalidad; con el resultado de una igualdad creciente entre hombre y mujeres, han influido profundamente en las relaciones entre los componentes de la pareja. Otros fenómenos agudizan el cambio, como el trabajo precario, las jornadas interminables, etc. que retrasan la formación de la pareja y la edad en la que se tienen los hijos y dificultan la comunicación y la construcción de la intimidad. Sobre la crisis de la pareja se manejan cifras que son por sí mismas aclaratorias, pero que es necesario matizar.

imagen18


“La problemática de crisis en la pareja no se refleja solamente el divorcio, sino que están cambiando de forma notable las formas de relacionarse. Los noviazgos se hacen estables y no siempre acaban en matrimonio. En los momentos actuales muchas personas se van a vivir juntas sin un compromiso explícito o mantienen relaciones duraderas y plenas desde hogares separados”.


Podríamos estar tentados de atribuir estos procesos exclusivamente a la falta de preparación psicológica para afrontar los problemas y conflictos que son inherentes a vivir en pareja en el momento actual. Pero seguramente fenómenos sociales tienen explicaciones y orígenes sociales. Efectivamente, los cambios sociales que vivimos han propiciado e incrementado los problemas de relación y posiblemente se necesite un entrenamiento especial para afrontar la relación con éxito y por ello una intervención terapéutica desde la terapia de pareja o un programa de prevención podrían ayudar en cierta medida a paliar la crisis. Pero se trata de un fenómeno social al que sin duda hay que buscar causas sociales, en las que, sin duda, juega un importante papel los avances de la mujer hacia la igualdad social con el hombre y su integración en el proceso productivo; elementos como la ideología hedonista, establecida para mantener un gran nivel de consumo, o la falta de apoyo social al desarrollo de la familia, que pone grandes dificultades laborales para el cuidado de los hijos, llevan a considerar tener descendencia como una carga insoportable. No hay que despreciar otros elementos como las condiciones precarias de trabajo, que por una parte disuaden de establecer compromisos a largo plazo, como tener hijos o comprar un piso, y por otra establecen jornadas interminables contribuyen de forma determinante a incrementar las barreras de comunicación en la pareja.


Terapia Cognitivo Conductual en casos de parejas.

Posted On noviembre 30, 2008

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

Desde un punto de vista cognitivo conductual una relación se define como un intercambio de conductas (Halford, 1998). Cuando una relación falla predomina el intercambio de conductas negativas. Como se ha visto, una de las causas es la falta de habilidades para comunicarse y resolver problemas, por ello, inicialmente, la terapia cognitivo conductual se ha centrado en dotar a la pareja de esas habilidades. En consecuencia los objetivos básicos del tratamiento son: a) el aumento del intercambio de conductas positivas para lo que se emplea de forma amplia el contrato conductual (Bornstein y Bornstein, 1988; Gottman, 1998), por ello en el tratamiento se incluye la enseñanza de las técnicas de negociación precisas para hacer los contratos; b) la comunicación y resolución de problemas; c) cambios cognitivos para manejar creencias, atribuciones, etc. La terapia cognitivo conductual, hasta hace poco tiempo, no afrontaba de forma directa, aunque sí indirectamente, los conflictos en las áreas del compromiso, la intimidad, el apego o las emociones, que, como se ha visto, son parte fundamental de la relación. La evolución es hacia la inclusión de estas áreas como objetivos directos de intervención.

acuarela-pareja-baja2

EVALUACIÓN

La terapia cognitivo conductual parte del análisis funcional de las conductas problemáticas. Se trata de, considerando el motivo de consulta, determinar las conductas problema para establecer el programa de tratamiento. La evaluación tiene como objetivo descubrir cuales son las áreas de conflicto y la forma en que estos se dan, detectando las conductas, las cogniciones y las emociones envueltas.

Inicialmente se trata de determinar cual es el punto de partida en la calidad de la relación cuando acude a consulta, para lo que se puede utilizar algún cuestionario de propósito general con la Escala de Ajuste Marital (Locke y Wallace, 1959) o la Escala de Ajuste Diádico (Spanier, 1976). Son escalas que distinguen entre parejas conflictivas o no y sirven para poder ir evaluando el progreso en la terapia (Cáceres, 1996; Costa y Serrat, 1982).

La evaluación puede continuar con una visión general del problema que trae a la pareja a la consulta para lo que el terapeuta se puede plantear una serie de preguntas de tipo general (Cordova y Jacobson, 1993): ¿Cómo está de afectada la pareja?, ¿Cuales son los elementos que los dividen?, ¿Cómo se manifiestan estos elementos en la relación?, ¿Cuál es el compromiso de la pareja con la relación?, ¿Cuales son las fortalezas que hacen que se mantengan juntos? y ¿Cómo les puede ayudar el tratamiento?

La grabación de interacciones entre ellos y la posterior codificación para determinar los problemas de comunicación se ha utilizado, principalmente en la investigación, porque su complicación la hace costosa para la aplicación clínica.

Las áreas que se tienen que considerar en la evaluación son las siete de Birchler, Doumas y Fals-Stewart (1999) que plantean un marco conductual de referencia para evaluar los problemas conyugales: Carácter, hay que detectar si existe alguna psicopatología en los miembros individuales y ver si hay que tratarla y si se hace por medio de la terapia de pareja o individualmente. Contexto cultural y social, incluyendo los aspectos religiosos, étnicos y de las familias de origen, que puedan originar problemas dentro de la pareja. Contrato, incluyendo las expectativas implícitas que tienen los cónyuges sobre la relación y que pueden ser inalcanzables o disfuncionales. Compromiso con la concepción utilizada en este artículo. Cuidado, Sobre todo el intercambio de conductas positivas. Comunicación para detectar alguno de los problemas o falta de habilidades que se han mencionado. Capacidad para resolver problemas, teniendo en cuenta las relaciones de poder y dominancia que se han establecido en la pareja.

Se tienen que evaluar también la pasión, el apego, la intimidad. En la pasión hay que incluir la conducta sexual, no solamente si hay problemas, sino si es frecuente y variada, se pueden utilizar alguno de los cuestionarios sobre conducta sexual existentes (Cáceres, 1996). La evaluación de las conductas de apego incluye las aprendidas en la familia de origen y las expectativas que tienen respecto a la pareja, hay que evaluar de forma general el interés que tienen en mantener las relaciones con los padres y el afecto que se sienten por ellos, la búsqueda de ayuda en situaciones estresantes y la satisfacción que se encuentra en el auxilio obtenido. En la evaluación de la intimidad se pueden utilizar cuestionarios como el que propone Sternberg o mejor el que Lemieux y Hale, (2000), han elaborado en sus investigaciones, pero hay que tener en cuenta que consideran un concepto de intimidad en el que se incluyen aspectos más amplios de los que se tienen en cuenta en este artículo.

Con estos elementos de evaluación y partiendo siempre de las peticiones concretas de los pacientes, se da una explicación de donde está el problema y cual puede ser el camino hacia la solución. Hay que tener en cuenta que la devolución de una evaluación es de alguna manera una intervención puesto que se actúa sobre las expectativas de solución y de continuidad de la relación, y se pueden afianzar atribuciones que dificulten la intervención posterior.

TRATAMIENTO

Una vez que se han definido los problemas existentes y las conductas envueltas en ellos, se establece el programa de tratamiento seleccionando las técnicas específicas que permiten el cambio. A continuación se listan las estrategias generales que se siguen dependiendo de los objetivos. Se mencionan primeramente las más clásicas, intercambio de conductas positivas, entrenamiento en habilidades de comunicación y resolución de problemas y tratamiento de los aspectos cognitivos. Se hace un comentario sobre su eficacia y limitaciones para finalizar con los avances y aportaciones que se han hecho para trata la emoción, la intimidad y el apego.

1) Intercambio de conductas positivas:

Para conseguir este objetivo:

Se enseñan los fundamentos de la modificación de conducta, aprendiendo como una conducta responde a sus consecuencias, como extinguir y fomentar conductas, etc. (Costa y Serrat, 1982). Se utilizan y enseñan técnicas para realizar contratos, los cuales tienen que ser libres, sin imposiciones por ninguna parte, utilizando términos claros y explícitos, sin margen a las interpretaciones, que contengan ventajas para ambos. Hay que tener en cuenta que las conductas incluidas en el contrato tienen que estar ya incorporadas en el repertorio comportamental del que tiene que hacerlas (Costa y Serrat, 1982).

Se emplean una serie de técnicas y juegos que propician el intercambio de conductas positivas, entre ellas se citan: Observar a su pareja haciendo algo agradable, y hacérselo saber, tener una lista con deseos que el otro puede ir haciendo, observar la conducta agradable de la pareja para evitar la atención selectiva, recordar los lugares, fechas, canciones, etc. que han sido símbolos de las cosas que han unido a la pareja, etc. (Cáceres, 1996).

2) Entrenamiento en habilidades de comunicación y de resolución de problemas.

Se plantea un tratamiento escalonado y adaptado a cada pareja, que comienza con el entrenamiento en las habilidades necesarias para mantener una conversación, se sigue con las precisas para expresar deseos y sentimientos y finalmente se entra en las específicas de resolución de problemas.

La base está en tener habilidades de conversación. Incluyen entre otras: aprender como hacer preguntas, dar información gratuita adicional, escuchar, llevar una conversación lo que implica: cambiar de tema, tomar la palabra, pasar la palabra y cerrar la conversación; todo basado en un lenguaje específico en el que los términos que se emplean se tienen que referir a elementos observables y cuantificables, oportunos y convenientes, centrándose en una información positiva, tanto verbal como no verbal (Costa y Serrat, 1982). También se enseña la escucha activa, para la que hay que tener en cuenta la postura y contacto visual, el tono adecuado, se tiene que animar al otro a hablar utilizando gestos y tono adecuado, evitar juicios de valor y utilizar de forma exhaustiva la empatía (Cáceres, 1996).

Con esas habilidades como base se procede a incrementar las necesarias para la expresión de deseos y sentimientos, tanto de agrado como de desagrado, para realizarlo de tal manera que no se haga daño al otro y se sea constructivo. Se enseña a manejar la ira de forma positiva, de tal manera que se eliminen tanto los ciclos en los que la mujer da respuestas hostiles mientras que el hombre se retira, como aquellos otros episodios de violencia o ira que asaltan de forma inesperada. Se actúa así contra la crítica como medio de solucionar nada, contra la actitud defensiva, practicando la escucha y la expresión de sentimientos, para proceder contra el desprecio y la falta de escucha.

Cuando se poseen estas habilidades, se afronta el entrenamiento en resolución de problemas propiamente dicho. El primer punto es construir la ocasión propicia y evitar las discusiones en lugares y tiempos que no permiten la comunicación sosegada. Después se trata de definir el problema comenzando por algo positivo, siendo específico, expresando los sentimientos y admitiendo el papel que se tiene en el problema. Todo de forma breve y dejando claro, en esta fase de enunciado, que no se quiere solucionarlo sino solamente plantearlo. Después es el momento de centrarse en las soluciones pidiendo al otro el cambio de conducta que resolvería el problema, recordando siempre que tiene que incluir reciprocidad y compromiso y con consecuencias positivas para ambos junto con elementos de seguimiento que recuerden el acuerdo alcanzado (Costa y Serrat, 1982). Para cuando no se tiene la solución clara se enseñan técnicas como la tormenta de ideas en la que con una colaboración incondicional entre los dos se genera posibilidades de solución sin sentido crítico y solo más tarde se evalúa su posibilidad.

3) Cambios cognitivos

En la terapia cognitivo conductual; cuando intervienen componentes cognitivos distorsionados, se trata detectar y reestructurar las atribuciones, expectativas, creencias irracionales, etc.; se procede a modificarlas, eliminando atribuciones a motivos o intenciones ocultos, moderando o cambiando las expectativas, los estándares aprendidos en las familias de origen o por ideas preconcebidas, para adaptarlos a las posibilidades de la pareja, atacando las ideas irracionales etc. como se ha visto, las propias explicaciones y atribuciones que se dan a los conflictos pueden ser también una fuente de ajuste o desajuste matrimonial.

Las técnicas que se emplean son la reestructuración cognitiva, el diálogo socrático, la contrastación científica de hipótesis, etc. El análisis lógico se utiliza para poner las expectativas en su sitio. Para modificar las suposiciones y los estándares se utiliza el diálogo socrático, en el que se pregunta y se evalúan las consecuencias de vivir con esos estándares, tales como “no se debe estar nunca enfadado con tu pareja”. Se enseña la habilidad de utilizar de forma constructiva la metacomunicación para editar los pensamientos y hacer que sea efectiva, modificando la forma en que se está hablando y evitar seguir por los caminos de la emoción que llevan a la escalada de violencia.

Eficacia de la terapia de pareja cognitivo conductual clásica

Estos tres componentes constituyen la terapia de pareja cognitivo conductual clásica, que está clasificada como una terapia con evidencia probada de eficacia (Chambless et al, 1998). Los datos indican que la gran mayoría de las parejas que acuden a terapia, alrededor del 75% (Gottman, 1998)  informan de una mejora en la satisfacción matrimonial. Pero, como se ha ido indicando a lo largo de este artículo, no todo es maravilloso. La pregunta no es si es eficaz sino sobre su potencia (Christensen, 1999). Cuando se contrasta con grupos de control de lista de espera los resultados son siempre positivos, quizás debido a que si no existe intervención los problemas se van incrementando. Sin embargo, cuando se tiene en cuenta si la mejora afecta no solamente a la disminución del conflicto, sino a la mejora de la evaluación de la relación por parte de los dos miembros, los resultados no son tan espectaculares. Christensen (1999), revisando la literatura sobre la eficacia, llega a la conclusión de que, siendo estrictos, menos del 50% de las parejas que acuden a terapia cambian de un estado de estrés a un estado de armonía. Otro aspecto oscuro es la cantidad de recaídas que se contabilizan, entre el 30% y 50%, aunque algunos autores son más pesimistas intuyendo que, si se tomase un tiempo mayor de estudio, el porcentaje de las recaídas sería mayor (Gottman, 1998).

Otro aspecto a destacar es que se han realizado estudios para determinar la eficacia de los distintos componentes y su importancia y contribución a los resultados de la terapia. Sorprendentemente en este tipo de estudios se obtienen resultados muy similares, tanto empleando técnicas conductuales, cognitivas, o la mezcla de los ambas. Para Gottman (1998) estos resultados introducen una reflexión inquietante, al parecer cualquier tipo de intervención da el mismo resultado que la basada exclusivamente en los contratos conductuales que está fundamentada en la suposición errónea de la necesidad de un funcionamiento equilibrado de los refuerzos en la pareja para que haya armonía. El mismo autor señala que también los resultados que se obtienen con terapias de cualquier orientación, una vez que se han replicado los estudios originales, son equivalentes.

De ello se deduce que lo más probable es que la clave del cambio resida en elementos comunes a todas las terapias, que determinan el éxito independientemente de la técnica que se esté utilizando. Por ejemplo, en las discusiones en la pareja se introduce un elemento de neutralización, el terapeuta, que impone un alejamiento emocional e impide una escalada del conflicto, o elementos como la esperanza que despierta la terapia, o la confianza en el terapeuta, o la existencia de un programa estructurado (Gottman, 1998). Es un caso en el que parecen determinantes los elementos no específicos de la terapia y que tantas veces son ignorados en la enseñanza de la terapia cognitivo conductual, o bien porque se dan por supuestos o porque se hace demasiado hincapié en las técnicas, que es lo que diferencia y hace específica a esta terapia.

Mejora de la intimidad y tratamiento de las emociones relacionadas con el apego

Los elementos de la llamada terapia de cognitivo conductual clásica se refieren a la capacidad de la pareja de decidir y de manejar de forma armoniosa los bienes o refuerzos que comparten y a las distorsiones cognitivas subyacentes. Como queda evidente, esta visión no enfrenta de forma directa la intimidad, aunque sus técnicas, al promocionar la comunicación y el entendimiento conjunto de los problemas, la potencian indirectamente (Lawrence, Eldridge y Christensen, 1998).

En un estudio sobre la eficacia a largo plazo de la terapia cognitivo conductual frente a terapias basadas en el insight, Snyder y colaboradores (Snyder y Wills, 1989, Snyder et al, 1991a) muestran la superioridad de esta última frente a las primera en el número de divorcios que se dieron en un seguimiento de cuatro años dentro de las parejas tratadas con cada una de las técnicas. Pese a la polémica mantenida con Jacobson (1991), que discute si realmente son tan diferentes los dos tipos de terapia, los autores (Snyder et al, 1991b) concluyen que el insight es necesario para producir el cambio en la pareja, aunque probablemente no sea suficiente. Estos resultados, que plantean una superioridad de este tipo de terapia no han sido contrastados todavía por un estudio independiente. En la terapia de insight los terapeutas realizan interpretaciones acerca de los motivos subyacentes de las conductas problemáticas y que dan una explicación a los sentimientos, creencias y expectativas explícitos en los problemas (Snyder et al, 1991a). De esta forma este tipo de terapia incrementa la intimidad y la aceptación del otro y en consecuencia fortalece la relación y fomenta su continuidad.

Por otro lado, también fuera del marco estrictamente cognitivo conductual y teniendo en cuenta las conductas de apego, Greenberg y Johnson (1988) plantean la terapia enfocada en la emoción. Parten de la teoría de que los miembros de la pareja tienen problemas de apego, aprendidos en la familia de origen, por tanto son previos al problema de pareja, y están en la causa del conflicto. Los componentes de la pareja experimentan depresión o miedo cuando temen que los abandonen, por ejemplo si el otro muestra interés en un tercero. Sin embargo, en lugar de manifestar directamente esas emociones que los hacen débiles y vulnerables, muestran emociones secundarias por medio de las que se intentan proteger, evitando dar sensación de debilidad o incluso intentando parecer fuertes, así emplean la retirada o la ira o establecen una actitud totalmente defensiva. Evidentemente, al expresar estas emociones secundarias están intentando solucionar sus problemas, pero lo que consiguen es lo contrario, incrementarlos. En efecto, originan reacciones agresivas o defensivas del otro que no conoce las causas de lo que ocurre. Se producen entonces profecías autocumplidas, el miedo al abandono está seguido por una conducta agresiva o evitativa que conduce a un deterioro de la relación y finalmente la relación es tan poco reforzante que el otro puede llegar a pensar en abandonar la pareja. La terapia tiene por objeto que los dos aprendan a mostrar las emociones primarias y entiendan el origen de las secundarias.

El objetivo terapéutico en la terapia enfocada en la emoción consiste en romper el círculo vicioso. La forma de romperlo es conseguir que hablen de sus emociones primarias. En ese momento, el que lo hace, muestra su debilidad al otro y descubre puntos vulnerables de importancia. En el proceso terapéutico se suele conseguir que el que escucha exprese aceptación, de manera que el que muestra sus emociones sienta el soporte que necesita; así se fomenta la intimidad de forma operativa. Además, cuando se establecen las emociones como la motivación que subyace en el conflicto se cambian las atribuciones del problema y se desvía la atención de las discusiones cortando el ciclo de reacción negativa seguida por reacción negativa al introducir un elemento de aceptación.

Existe evidencia de la eficacia de este tipo de intervención sobre la intimidad, aunque no se ha mostrado superior a los efectos que se consiguen con el tratamiento basado en resolución de problemas y puede tener un efecto mayor en mujeres que en hombres (Lawrence, Eldridge y Christensen, 1998)

Dentro del contexto de la terapia cognitivo conductual se ha desarrollado la terapia de pareja integradora (Christensen, Jacobson, Babcock, 1995, Jacobson, Christensen, 1996) en la que añade a los componentes clásicos la aceptación emocional, que es un elemento fundamental de la pareja, sin un mínimo la pareja no se puede constituir o no se mantiene. La aceptación total corresponde a momentos de enamoramiento, y se va matizando con el paso del tiempo y con la convivencia, pero tiene que existir para que la pareja subsista.

Con este nuevo elemento de la terapia se trata de que el miembro de la pareja que quiere que se realice un cambio acepte desde un nuevo punto de vista que el otro no lo realice y, sin embargo, aquello que era inaceptable e intolerable se convierta en algo no deseable, pero entendible y tolerable. De forma análoga a la terapia centrada en la emoción, piden a los miembros de la pareja que hablen de emociones suaves como tristeza, miedo, soledad y que mencionen menos las emociones fuertes como ira y resentimiento. Como se ha mencionado, este tipo de interacción helicita en el otro sentimiento de aceptación y de empatía en lugar de defensa o rechazo, de esta forma se fomenta la intimidad. (Lawrence, Eldridge y Christensen, 1998)

Objetivos Terapéuticos

Teniendo en cuenta los dos modelos anteriores los objetivos serían:

1º Mantener una alianza de trabajo con la pareja, procurando la participación de ambos cónyuges (aunque también se puede trabajar con uno solo de ellos).

2º Aumentar el nivel de satisfacción de la relación, produciendo modificaciones en sus conductas de comunicación, expresión afectiva y resolución de problemas.

3º Que los miembros de la pareja tomen conciencia de como se trastornan emocionalmente y perturban la relación al mantener una serie de cogniciones disfuncionales; y trabajen en su modificación. Ellis (1987) indica que si hay perturbación de pareja (P.P) debe de ser el primer foco de intervención, y no la insatisfacción; ya que difícilmente la pareja colaborará en aumentar el intercambio satisfactorio se antes no elimina su fuerte perturbación emocional. Beck (1988) en cierto modo indica lo mismo; si aparece una alta hostilidad en la pareja, este debe ser el primer foco de la terapia.

Técnicas De Intervención

Nos basamos en el listado propuesto por Beck (1988):

1) OCHO OPCIONES PARA MANEJAR LA HOSTILIDAD:
1.1. Hostilidad personal: Detección de pensamientos automáticos; Ventajas y desventajas de mantener ese pensamiento automático y alternativas racionables a los mismos. Modelado de expresiones asertivas de malestar personal.

1.2. Manejo de la hostilidad del cónyuge: (1) Aclarar el problema: No contestar a las ofensas e intentar aclarar los motivos. Escuchar; (2) Calmar a cónyuge (Decirle que se está enojando, que así no podemos entenderle e invitarle a sentarse y a expresarse más calmadamente; (3) Concentrarse en solucionar el problema: desviarse del contraataque y centrarse en generar soluciones; (4) Distraer la atención de la pareja: cambiar de tema y cuando esté mas calmado, volver al tema; (5) Programar sesiones de desahogo (ver más adelante) y (6) Dejar el lugar y decir que solo se seguirá hablando en un momento de mas calma (última opción, ira extrema o peligrosa). Se ensayan alternativas y se comprueban.

2) Sesiones De Desahogo: Se establece un lugar y horario preciso donde cada cónyuge expresa durante un tiempo limitado de antemano, y por turno, sin ser interrumpido, una serie de quejas de forma no ofensiva y expresando sus sentimientos respecto a una situación dada. Se pueden establecer pausas si aumenta la ira. Si se hacen más de dos pausas se aconseja suspender la sesión para otra ocasión.

3) Escucha Empática: Se establece un lugar y horario preciso donde cada cónyuge por turnos expone un problemas durante un tiempo determinado; el otro debe de escucharle sin interrumpirle y devolverle al final de ese turno de modo resumido lo que ha captado del problema, el exponente le da feedback sobre el grado de entendimiento, se repite el proceso hasta un feedback satisfactorio, y comienza el turno del otro. El terapeuta puede modelar el proceso.

4) Normas De Etiqueta Coloquial: El terapeuta presenta y modela pautas para establecer una conversación más agradable y eficaz. Son las siguientes: (1) sintonizar el canal del cónyuge (si el otro desea apoyo y comprensión emocional o soluciones/consejo práctico), (2) Dar señales de escuchar (verbales y no verbales), (3) no interrumpir (retenerse de expresar las opiniones personales hasta que no acabe el otro), (4) Formular preguntas con habilidad (p.e al iniciar una conversación pedir la opinión del cónyuge sobre un tema; evitar preguntas “¿por qué..?), (5) emplear el tacto y diplomacia (no comenzar temas espinosos de manera imprevista sin pedir antes permiso al cónyuge). Todas estas normas se suelen utilizar ante conversaciones ocasionales; ya que son mas inefectivas ra el manejo de la hostilidad alta, donde es preferible el uso de las nueve opciones.

5) Resolución De Problemas: Se trata de modelar con la pareja la definición operacional y concreta de problemas, generar alternativas posibles y seleccionar una poniéndola en práctica, valorando sus resultados e iniciado el proceso nuevamente si no se considera satisfactorio.

6) Seguimiento De Aspectos Positivos: Cada cónyuge lleva un registro de actividades que ha realizado su pareja y le ha resultado agradable. Se establece un tiempo para intercambiar información de estos registros y se manifiestan peticiones o agradecimientos.

7) Sesiones De Conciliación: Se establece un tiempo y lugar donde cada cónyuge habla de un problema por turno, el que escucha asume un papel de investigador y hace preguntas tendentes a obtener información (p.e pedir ejemplos ante una queja vaga o general); y además hace un resumen de las quejas del otro, dándole primero feedback de entendimiento; después le toca al otro, para finalizar con un proceso de resolución de problemas.

8) Técnicas De Tipo Cognitivo: Complementan el listado anterior. Se suelen usar en una fase avanzada de la terapia, o en momentos de resistencia u hostilidad. Básicamente no difieren del abordaje de otros trastornos: detección de pensamientos automáticos, comprobación empírica y generación de alternativas más racionales. Experimentos personales con los supuestos personales.

imagen311

UNA TEORÍA DINÁMICA DEL AMOR (Enfoque Psicoanalitico)

Posted On noviembre 30, 2008

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

Para esta propuesta de una terapia dinámica, el punto de vista de Erich Fromm es uno de los mas prolíficos en este sentido, por lo cual es un autor significativo y de referencia ya que define en su libro “el arte de amar” 5 tipos de amor, los cuales los diferenciamos por el objeto de deseo, los “amores” a los que les da la mayor preponderancia son: 1- Amor Fraternal; 2- Amor Materno; 3- Amor Erótico; 4-Amor a si Mismo; 5- Amor a Dios.

Fromm menciona lo siguiente en su libro:

El Amor no es esencialmente una relación con una persona especifica; es una actitud, una orientación del carácter que determina el tipo de relación de una persona con el mundo como totalidad, no como un –objeto- amoroso. Sin embargo la mayoría de la gente supone que el amor esta constituido por el objeto, no por la facultad”


imagen102

Amor Fraterno: Es la clase mas fundamental del amor, hace referencia al respeto por la vida del otro, el cuidado y la responsabilidad individual que tenemos con la otra persona en función de promover la vida. Se toma como referencia las palabras expresas en la biblia cuando habla del “amor al prójimo como a ti mismo”.

El amor fraternal es el amor a todos los seres humanos y su característica principal es la falta de exclusividad, este amor basa su característica principal en que el amor es una experiencia en donde todos somos uno. Es un amor en donde la sociedad occidental deja su mayor tesoro.

Este tipo de amor deja de un lado las diferencias superficiales de talento, conocimiento, inteligencia o estatus ya que se experimenta el sentido de la humanidad como ente biológico igualitario. Sin embargo la forma de amar a un desvalido, pobre o desconocido siendo estas diferencias superficiales, puede ser considerado como un amor fraternal.

imagen112

Amor Materno: este amor hacer referencia a la incondicionalidad, una madre ama incondicionalmente a un hijo ya que este es parte de ella, mas allá del simple hecho del deber cubrir sus necesidades.

El amor materno tiene para Fromm dos aspectos a los cuales no dejaremos de tomar en cuanta los cuales son; en un primer aspecto, el cuidado y la responsabilidad de la conservación dela vida absolutamente necesarios para un desarrollo absoluto, el otro aspecto esta más del lado de la actitud que se inculca en el niño de amor por la vida, el hecho de que es bueno vivir.

En contrate con el amor fraternal y erótico que se dan entre iguales el amor maternal es la relación madre e hijo, por su misma naturaleza es un amor que esta en desigualdad el cual uno necesita toda a la ayuda del otro; y es precisamente ese carácter altruista y generoso lo que referencia a la manera mas elevada de amor en la vida de un ser humano.

imagen12

Amor Erótico: El amor fraternal es el amor entre hermanos; el amor materno es amor por el desvalido; el amor erótico es el amor que anhela una fusión con una única persona.

La connotación de este Amor es que ya no se considera universal, es exclusivo y también es una forma de amor engañosa, ya que se confunde con la experiencia de “Enamorarse”, definido este como un súbito derrumbe de una barrera entre dos personas desconocidas la una de la otra, esta experiencia de repentina intimidad es , por su misma naturaleza de corta duración ya que sucede un cambio radicalmente secuencial, en donde esa persona que en un momento fue desconocida se vuelve íntimamente conocida, esto sucede por el afán del ser humano por descubrir he identificar todo lo que esta dentro de su vida, que vuelve finita una personalidad, si percibiera infinitud de la persona, el enamoramiento duraría periodos mucho mas largos y la experiencia de descubrir a un desconocido seria renovadora. Pero para la mayoría de la gente, su propia persona, tanto como la de otras, resulta rápidamente explorada y agotada y una de los elementos que mas contribuye a este descubrir es el contacto sexual, puesto que experimentan la separatidad de la otra persona fundamentalmente como física, la unión física representa la superación se la separatidad.

Hay además muchas otras formas de superar esta separatidad que es el conversar de las metas, sueños y esperanzas en común y establecerlas frente al mundo. Aun la exhibición de enojo, odio o falta de inhibición se consideran “pruebas a la intimidad”, y esto explica de cierta forma la atracción pervertida de algunos matrimonios.

El amor erótico tiene una premisa, “amar desde la esencia del ser” y “vivenciar a la persona en la esencia de su ser” esto es ya que el amor es un acto de voluntad, de decisión, de dedicar toda nuestra vida a esa persona.

imagen13

Amor a si mismo: este apartado supone que en la medida en que la persona como ser individual se ama es capaz de amar al otro, para Fromm, este punto de vista se remonta a comienzos del pensamiento occidental. Aunque Freud califica a este tipo de amor en términos psiquiátricos como “narcisismo”, es decir, “vuelta del libido a su propio ser”.

El narcisismo representa la primera etapa del desarrollo del humano, y la persona que en la vida adulta regresa a ser narcisista es incapaz de amaren casos extremos es insano; para Freud el amor es una expresión de la libido y esta debe dirigirse hacia los demás.

Según Freud (1955)”es verdad que las personas egoístas son incapaces de amar a los demás, pero tampoco pueden amarse a si mismas”; esta teoría de la naturaleza del egoísmo surge de la experiencia de la “generosidad Neurótica” un síntoma de neurosis que ha sido observado en pocas personas y no se expresa literalmente sino se ve durante una depresión, fatiga; frecuentemente el rasgo caracterológico es que la persona generosa se enorgullece de ello y que no se quiere para nada a si misma.

“si te amas a ti mismo, amas a los demás como a ti mismo. Mientras ames a otra persona menos que a ti mismo no lograras realmente amarte, pero si amas a todos por igual, incluyéndote a ti, los amaras como una sola persona y esa persona es a la vez Dios y el hombre. Así pues es una persona grande y virtuosa la que amándose a si misma, ama igualmente a todos los demás” Eckhart (1941)

imagen14


Amor a Dios: El hombre surge de la naturaleza, de la madre, de una unidad original a la que se aferra por encontrar en ella seguridad. En una primera etapa evolutiva se identificaba con los animales y los árboles; muchas religiones primitivas reflejan esta etapa evolutiva. Posteriormente es capaz de moldear figuras en arcilla, metales, cuando ya no depende tanto de la naturaleza; entonces aparecen los ídolos que adquieren apariencia humana. Parece haber existido una fase matriarcal de la religión anterior a la patriarcal en determinadas culturas. La fase patriarcal marca determinados principios o normas a obedecer, la sociedad patriarcal es jerárquica; pero los aspectos maternos no pueden ser totalmente eliminados, teniendo un claro ejemplo en la Virgen de la religión católica. En muchos casos los dioses han evolucionado de la misma forma que lo hacía la sociedad; el paso de una estructura social centrada en la madre a una centrada en el padre produjo el campo de dios matriarcal a patriarcal. Dios en la religión católica es un ente sin nombre, justo aunque severo en ocasiones, es amor, se compromete, es la fuente de toda existencia. Es la figura del padre al que hay que obedecer, un amor condicionado, que premia ante los buenos actos y se enoja ante la desobediencia.

Fromm examina la diferencia entre la lógica aristotélica y la paradójica, una primera donde lo que ‘es’ no puede ser al mismo tiempo ‘no ser’, y la otra que sí acepta esta premisa. Así, a través de la lógica paradójica podemos concluir que el amor a Dios no es conocer a Dios a través del pensamiento, sino el acto de experimentar la unidad con Dios. Desde este punto de vista lo importante no es el pensamiento, sino el acto. La lógica paradójica llevó al hombre a la tolerancia y la autotransformación, la aristotélica al dogma y la ciencia; en el primer caso podríamos hablar de oriente y en el segundo de occidente. Así, en occidente el amor a Dios es sobre todo una experiencia mental, mientras que en las religiones orientales es una “intensa experiencia afectiva de unidad”.

Existe un importante paralelismo entre el amor a los padres y el amor a Dios. El amor a Dios es inseparable del amor a los padres, su amor al hombre, en una relación determinada por la estructura de la sociedad en que vive; así, si la estructura social es la de sumisión a la autoridad, el concepto de Dios será infantil y alejado de un concepto maduro.

imagen2

La práctica del amor

La práctica del amor es una experiencia personal ante la cual no existen recetas, no obstante, existen ciertos enfoques y premisas que nos pueden ser útiles.
Ya se comentó que el amor es un arte, y todo arte requiere disciplina, concentración, paciencia, una preocupación suprema por el dominio del arte y, por último, ser consciente de que un arte no se aprende sino de una forma indirecta.

El hombre moderno es excesivamente indisciplinado fuera del entorno laboral. La falta de concentración nos impide estar a solas con nosotros mismos. Todo a nuestro alrededor se muestra acelerado, lejos de esa paciencia necesaria para la quietud y el disfrute verdadero, creyendo que algo se pierde cuando no actuamos con rapidez, cuando es justamente lo contrario. Otra condición es la preocupación por el arte que debemos dominar, pasar de ser un mero aficionado a ser un maestro. ¿Por qué había de aprenderse a amar de una forma indirecta? Porque antes de comenzar con el arte mismo, son muchas las cosas que, aunque aparenten no tener relación alguna, son fundamentales.

Cuando se habla de disciplina, se hace referencia a una práctica fruto de nuestra propia voluntad, que se sienta como algo agradable. La concentración es algo más complicado, requiere saber estar sólo con uno mismo, sin hacer nada más que eso, siendo una condición indispensable para la capacidad de amar, pero al mismo tiempo hemos de concentrarnos en todo lo que uno hace. Y esta concentración pasa inevitablemente por saber escuchar, que no es lo mismo que oír. Porque estar concentrado significar vivir plenamente en el presente. Hay que pensar continuamente en uno mismo, analizarse, sensible ante los demás. Es fácil ser sensible ante los procesos corporales, pero ya no lo es tanto para los mentales.

Aquí se señala un factor altamente crítico del sistema educativo, que se fundamenta en la transmisión de cierto tipo de conocimiento en detrimento o ausencia de los rasgos y actitudes humanas.

Hasta aquí se han descrito las condiciones necesarias para la práctica de cualquier arte pero, ¿cuáles son las cualidades con verdadera importancia para la capacidad de amar? En primer lugar superar el propio narcisismo, adquirir una visión lo más objetiva posible del mundo exterior sólo alcanzable utilizando la propia razón en una actitud de humildad. Así, el amor requiere humildad, objetividad y razón. La objetividad y la razón representan la mitad del camino hacia el dominio del arte de amar, pero sin olvidar que no basta con aplicarlo a la persona amada, pues del no aplicarlo al resto del mundo estaríamos abocados al fracaso en ambos sentidos. Hay que tener fe, pero no la fe irracional en una persona o una idea donde hay que someterse a una autoridad también irracional, sino una fe racional en el propio pensamiento y en el juicio, tener fe en otra persona como signo de confianza, “de la esencia de su personalidad, de su amor”. Al mismo tiempo es imprescindible la fe en uno mismo, pues “sólo la persona que tiene fe en sí misma puede ser fiel a los demás”, la fe en el propio amor, la fe en la humanidad. Tener fe necesita del coraje, la capacidad de arriesgarse, llegando incluso a aceptar el dolor y la desilusión. La práctica de la fe y el valor deben ser ingredientes de la vida diaria. ¿Por qué amar es un acto de fe? Porque amar significa comprometerse sin garantías, entregarte a la persona amada con la esperanza de producir amor.

Otra condición necesaria para amar es la actividad, ser activo tanto en el pensamiento como en el sentimiento.

Pero todo lo descrito está inseparablemente unido al dominio social, es decir, como ya se ha dicho antes el amor no sólo ha de residir en las relaciones con la propia familia, los amigos y las relaciones eróticas, sino también para con todos los que están en contacto con nosotros a través de nuestras actividades diarias. Sin embargo, los principios sobre los que se basa la sociedad capitalidad y el principio que ha de regir el amor son incompatibles. Es por ello que para que el amor se convierta en un fenómeno social y no una excepción individualista y marginal, han de producirse importantes y radicales cambios en la estructura social. Fromm no se plantea una respuesta a este cambio social, pues requeriría otro libro, pero sí sugiere un camino a seguir. Hay que pasar de la omnipresencia del interés económico, donde los medios se convierten en fines, donde el hombre es un autómata, a una sociedad donde el hombre ocupe el lugar supremo y la máquina económica esté para servirlo y no para ser servida, donde el amor no esté separado de la propia existencia social. Porque, en definitiva, “el amor es la única respuesta satisfactoria al problema de la existencia humana

imagen29

Terapia de pareja (Enfoque Humanista)

Posted On noviembre 30, 2008

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

imagen28

Para la mayoría de los individuos el logro de la intimidad con una persona del otro sexo es una meta principal en la vida. Indica, en alguna forma, madurez y adultez, así como realización y logro personal. Es un hecho que las relaciones íntimas varían considerablemente de cultura a cultura y dentro de las culturas.

Las metas del enfoque humanista son el crecimiento de cada uno de los miembros. Este aspecto le ha sido criticado. Sin embargo, es muy importante ser persona para poder responder como tal. Es necesario un yo y un tú para poder responder como tal. Es necesario un “yo” y un “tú” para poder hacer la relación en el “nosotros”.

Rogers (1981), dice que en un proceso de pareja uno de los factores más importantes para un verdadero desarrollo es que cada uno de los cónyuges progrese en su propio ser, ya que esto reditúa en beneficio y enriquecimiento de la pareja. Es casi como decir que mientras más separados están, mayor es la posibilidad de la unión sólida. En otras palabras, si llevan a la relación inmadurez, dependencia, infantilismo…las posibilidades de hacer una relación de pareja sana son mínimas. En cambio, aumentarán las probabilidades de vivir una relación neurótica.

Rollo May (1990) al hablar del amor sostiene que se da una yuxtaposición del amor y de la voluntad. Para él, amor y voluntad son interdependientes y se relacionan entre sí. De esta manera, dice, la voluntad sin amor se transforma en manipulación; y el amor sin voluntad se convierte en un hecho experimental y sentimental. En otro lado se su obra habla del dilema humano (1990), dice que éste emerge de la capacidad del hombre para vivirse a la vez como sujeto y objeto.

Franks (1988), expresa que La salvación del hombre será por medio del amor y en el amor. Esto quiere decir que el amor es la última y más elevada aspiración del hombre. Incluye todo lo que somos, porque el amor es parte de lo humano. La gran importancia del amor es que se relaciona con todas las dimensiones de la persona. Las diversas vivencias, como el gozo y la frustración, la entrega y el desaliento, el coraje y la ternura nos hablan de aspectos del amor. No puede haber un ideal de la vida significativo si no tiene relación con la capacidad de amar.

imagen30


La comunidad íntima de una persona con otra persona es el área en que los valores experienciales son especialmente realizables. El amor hace que comprendamos a la otra persona en toda su esencia, como el ser único y distinto que es. En la otra persona vemos al tú tal y como es incorporado al yo. Como un ser humano, la persona amada se hace indispensable e irreemplazable aunque no haya ninguna razón lógica para ello…El amor no es algo que uno deba merecer, es inmerecido. Es simplemente una gracia. Es también un hechizo que se refleja sobre el mundo y sobre los valores del hombre”

Para Franks, el ser humano es único, irrepetible, libre y responsable. Por tanto, no se le puede considerar como una entidad estática, sino que está en continuo devenir, en pleno desarrollo de sus potencialidades, participando en el mundo de las cosas y acontecimientos y estableciendo encuentros y diálogos con otras personas. Aquí se habla de lo único y lo común, de ser responsable de su existencias, pero de participar en la problemática social de su mundo, de crecer, pero al mismo tiempo de tener relaciones auténticas con otras personas. a través del diálogo la persona puede desarrollar ciertas cualidades humanas.

La vida de la pareja va en esta línea: nadie da lo que no tiene. La persona tiene que ser persona para poder compartir plenamente con el otro. La relación es un proceso. Cada día y en cada momento se van realizando sus potencialidades. El individuo es consciente de su auto identidad y, por tanto, no puede ser una mera copia de un patrón social, sino que es una persona significativa por ser única, singular e irreemplazable.


imagen261

CONTACTO Y COMUNICACIÓN

Corey (1993), habló de la importancia de la búsqueda de un sistema en el que se restablezca el contacto y la comunicación, en el sentido más pleno de la palabra. El ha usado el trabajo experimental y directo con las parejas. Dentro de su pensamiento neo-humanista habla de tres grandes elementos para lograr esta comunicación más profunda:

  1. Aceptación y descubrimiento de sí mismo: en la relación debe fomentarse la aceptación de la pareja, que propicia la aceptación de sí mismo. Una autoestima baja tiende a una comunicación disfuncional. Más aún, ésta es una defensa contra la baja autoestima y le permite a la persona funcionar a un nivel. De allí la necesidad que la pareja aprenda a dialogar.

  1. Eliminación de máscaras y disolución de roles: las personas empiezan en la terapia a dejar caer lentamente y poco a poco las máscaras que protegen su estructura defensiva. Se puede decir que en las parejas funcionales, aunque existen roles, estos son escogidos y aceptados por ambos y usualmente son flexibles e intercambiantes. Hay una sensación de naturalidad en las funciones. La interacción se vuelve más rica y las oposiciones se basan en las necesidades organísmicas y no en reglas.

  1. Valorización Interna: la decisión acerca de lo que está bien o mal pasa a ser evaluada desde un punto de vista interno de cada persona. El desarrollo de la pareja no implica una valoración en común, aunque ésta puede darse en muchas áreas. Como toda relación humana que sea en verdad genuina, existirán fricciones, ya que esto no es parte de la interacción, que se basa y crece no sólo en lo que tienen en común, sino también en las diferencias.

Corey, hace una invitación a comprender el estilo de amar que tiene la pareja. Para esto trata de ayudar a examinar sus elecciones y opciones, con respecto a su capacidad de dar u recibir amor. El autor asume que todos los humanos tienen la capacidad de volverse mejores amantes por la potencialidad que tiene el hombre de observar las situaciones que él mismo crea, así como qué tanto lo conducen a compartir amor. Su método es práctico e inductivo. De esta manera invita a la pareja a profundizar acerca de su relación a través de un constante diálogo a través de las siguientes preguntas:

  • ¿Es nuestro amor activo o pasivo?
  • ¿Entramos y salimos de amores constantemente?
  • ¿Qué tan responsables somos de crear una atmósfera en la cual sea posible dar y recibir amor?
  • ¿Tenemos ideas románticas y poco realistas acerca de lo que debería ser el amor?
  • ¿De qué manera cambia el amor cuando nosotros cambiamos?

imagen271