Terapia de pareja (Enfoque Humanista)

Posted On noviembre 30, 2008

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

imagen28

Para la mayoría de los individuos el logro de la intimidad con una persona del otro sexo es una meta principal en la vida. Indica, en alguna forma, madurez y adultez, así como realización y logro personal. Es un hecho que las relaciones íntimas varían considerablemente de cultura a cultura y dentro de las culturas.

Las metas del enfoque humanista son el crecimiento de cada uno de los miembros. Este aspecto le ha sido criticado. Sin embargo, es muy importante ser persona para poder responder como tal. Es necesario un yo y un tú para poder responder como tal. Es necesario un “yo” y un “tú” para poder hacer la relación en el “nosotros”.

Rogers (1981), dice que en un proceso de pareja uno de los factores más importantes para un verdadero desarrollo es que cada uno de los cónyuges progrese en su propio ser, ya que esto reditúa en beneficio y enriquecimiento de la pareja. Es casi como decir que mientras más separados están, mayor es la posibilidad de la unión sólida. En otras palabras, si llevan a la relación inmadurez, dependencia, infantilismo…las posibilidades de hacer una relación de pareja sana son mínimas. En cambio, aumentarán las probabilidades de vivir una relación neurótica.

Rollo May (1990) al hablar del amor sostiene que se da una yuxtaposición del amor y de la voluntad. Para él, amor y voluntad son interdependientes y se relacionan entre sí. De esta manera, dice, la voluntad sin amor se transforma en manipulación; y el amor sin voluntad se convierte en un hecho experimental y sentimental. En otro lado se su obra habla del dilema humano (1990), dice que éste emerge de la capacidad del hombre para vivirse a la vez como sujeto y objeto.

Franks (1988), expresa que La salvación del hombre será por medio del amor y en el amor. Esto quiere decir que el amor es la última y más elevada aspiración del hombre. Incluye todo lo que somos, porque el amor es parte de lo humano. La gran importancia del amor es que se relaciona con todas las dimensiones de la persona. Las diversas vivencias, como el gozo y la frustración, la entrega y el desaliento, el coraje y la ternura nos hablan de aspectos del amor. No puede haber un ideal de la vida significativo si no tiene relación con la capacidad de amar.

imagen30


La comunidad íntima de una persona con otra persona es el área en que los valores experienciales son especialmente realizables. El amor hace que comprendamos a la otra persona en toda su esencia, como el ser único y distinto que es. En la otra persona vemos al tú tal y como es incorporado al yo. Como un ser humano, la persona amada se hace indispensable e irreemplazable aunque no haya ninguna razón lógica para ello…El amor no es algo que uno deba merecer, es inmerecido. Es simplemente una gracia. Es también un hechizo que se refleja sobre el mundo y sobre los valores del hombre”

Para Franks, el ser humano es único, irrepetible, libre y responsable. Por tanto, no se le puede considerar como una entidad estática, sino que está en continuo devenir, en pleno desarrollo de sus potencialidades, participando en el mundo de las cosas y acontecimientos y estableciendo encuentros y diálogos con otras personas. Aquí se habla de lo único y lo común, de ser responsable de su existencias, pero de participar en la problemática social de su mundo, de crecer, pero al mismo tiempo de tener relaciones auténticas con otras personas. a través del diálogo la persona puede desarrollar ciertas cualidades humanas.

La vida de la pareja va en esta línea: nadie da lo que no tiene. La persona tiene que ser persona para poder compartir plenamente con el otro. La relación es un proceso. Cada día y en cada momento se van realizando sus potencialidades. El individuo es consciente de su auto identidad y, por tanto, no puede ser una mera copia de un patrón social, sino que es una persona significativa por ser única, singular e irreemplazable.


imagen261

CONTACTO Y COMUNICACIÓN

Corey (1993), habló de la importancia de la búsqueda de un sistema en el que se restablezca el contacto y la comunicación, en el sentido más pleno de la palabra. El ha usado el trabajo experimental y directo con las parejas. Dentro de su pensamiento neo-humanista habla de tres grandes elementos para lograr esta comunicación más profunda:

  1. Aceptación y descubrimiento de sí mismo: en la relación debe fomentarse la aceptación de la pareja, que propicia la aceptación de sí mismo. Una autoestima baja tiende a una comunicación disfuncional. Más aún, ésta es una defensa contra la baja autoestima y le permite a la persona funcionar a un nivel. De allí la necesidad que la pareja aprenda a dialogar.

  1. Eliminación de máscaras y disolución de roles: las personas empiezan en la terapia a dejar caer lentamente y poco a poco las máscaras que protegen su estructura defensiva. Se puede decir que en las parejas funcionales, aunque existen roles, estos son escogidos y aceptados por ambos y usualmente son flexibles e intercambiantes. Hay una sensación de naturalidad en las funciones. La interacción se vuelve más rica y las oposiciones se basan en las necesidades organísmicas y no en reglas.

  1. Valorización Interna: la decisión acerca de lo que está bien o mal pasa a ser evaluada desde un punto de vista interno de cada persona. El desarrollo de la pareja no implica una valoración en común, aunque ésta puede darse en muchas áreas. Como toda relación humana que sea en verdad genuina, existirán fricciones, ya que esto no es parte de la interacción, que se basa y crece no sólo en lo que tienen en común, sino también en las diferencias.

Corey, hace una invitación a comprender el estilo de amar que tiene la pareja. Para esto trata de ayudar a examinar sus elecciones y opciones, con respecto a su capacidad de dar u recibir amor. El autor asume que todos los humanos tienen la capacidad de volverse mejores amantes por la potencialidad que tiene el hombre de observar las situaciones que él mismo crea, así como qué tanto lo conducen a compartir amor. Su método es práctico e inductivo. De esta manera invita a la pareja a profundizar acerca de su relación a través de un constante diálogo a través de las siguientes preguntas:

  • ¿Es nuestro amor activo o pasivo?
  • ¿Entramos y salimos de amores constantemente?
  • ¿Qué tan responsables somos de crear una atmósfera en la cual sea posible dar y recibir amor?
  • ¿Tenemos ideas románticas y poco realistas acerca de lo que debería ser el amor?
  • ¿De qué manera cambia el amor cuando nosotros cambiamos?

imagen271

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.